Diary of Miguel Saderra Maso

Lunes 27 de Junio 1898

A las diez de la mañana los insurrectos han atacado desesperadamente la línea de defensa por el lado del fortín de S. Antonio pero han sido rechazados. Cinco balas han caído en la Escuela Normal y dos de las mujeres allí reunidas han resultado heridas. Es caso frecuente caer alguna bala en dicha casa todas las veces que hay algún ataque fuerte. Los desvelos de los Superiores logran hacer casi insensible la creciente escasez de víveres que hay en Manila. Todas las privaciones se reducen a comer carne de carabao en vez de vaca, y ala abstención de pescado fresco, puspas, huevos y leche frescos, frutas y verduras todo lo cual se suple ó con provisiones de laterías o de otra manera.