5 Septiembre 1896

Sábado 5—El día fué bueno. Hubo piano y canto por un joven pasajero de 3.ª simpático. Ví al demente; es un capitán de la Adm. Militar. A la noche el jesuíta me habló del pobre Anacleto. Murió según dice de una afección del corazón. Un joven tuvo una borrachera fenomenal; se metía con todo el mundo y quiso pegar a un pasajero y entrar en un camarote de señora. El motivo por qué le quería pegar era porque no se quitaba la gorra. El decía que era un oficial del ejército. Anduvimos 300 millas.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin