26 Febrero 1883

…Rizal támbien está enamorado, no se ha declarado del todo pero casi, casi. Me dijo anoche que el tenía una enfermedad que no se le quitará más que viajando y eso sisacaso; tambien me dijo y comprendí el por que, que dos hermanos se habian matado porque los dos jugaban á una carta, ó lo que es lo mismo, porque los dos querían á úna misma mujer. Dice que él se ha fijado en una que es muy alta para él pero que a pesar de haber hecho por distraerse que ha sido inútil. Yo le escucho con gusto porque habla bien y tamo que crea con eso que le doy esperanzas, como es en realidad, pero me pasa que me gusta su conversación, me abandono a ella y luego que se vá me pesa; viene y vuelvo á hacer lo mismo.

Me decía Lola (prima de la que escribe), que debíamos salir este verano y yo me alegraría á ver si dejondo de ver filipinos, conjuraba una tormenta que veo próxima.

Me encuentro sin saber que partido tomar; Lete por un lado, Rizal por otro, por otro los dos hermanos (se refería á los Paternos, Antonio y Marimino), todos atacan y no tengo para defenderme más que mi cabeza, pues mis antiguos adoradores como no voy á ningun lado no los veo, y aunque los viese sería lo mismo.

Aquellos no mé convienen por unas cosas, y estos tampoco por otras, en fín algunas veces temo volverme loca.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin